F1 News

wolff se enfrenta a los aficionados descontentos en las vegas

Wolff espera que la F1 pueda compensar a los aficionados en Las Vegas por perderse la FP2

21 de noviembre en 12:10
  • Norberto Mujica

El jefe del equipo Mercedes, Toto Wolff, espera que la Fórmula 1 encuentre la forma de recompensar a los aficionados que se perdieron los segundos entrenamientos libres durante el Gran Premio de Las Vegas.

La segunda sesión se aplazó dos horas y media, ya que en la primera sesión de entrenamientos libres surgieron problemas con unas tapas de alcantarilla que no estaban bien sujetas. Como consecuencia, el coche del piloto de FerrariCarlos Sainz, resultó gravemente dañado y el piloto de Alpine, Esteban Ocon, también. La comprobación posterior de la pista llevó tanto tiempo que los segundos entrenamientos libres no empezaron hasta las 02:30 hora local.

Enviados a casa

Para entonces, los espectadores ya habían sido enviados a casa por los organizadores, ya que el personal de seguridad había alcanzado su tiempo máximo de trabajo. A los aficionados que habían permanecido en la pista durante el retraso sólo se les comunicó que las tribunas se cerrarían una hora antes de que empezara finalmente la segunda sesión de entrenamientos. Según Motorsport Week, Wolff dijo que debería haber habido una mejor comunicación, y añadió que esperaba que se compensara adecuadamente a los afectados. "A menudo la comunicación puede hacer mucho para mejorar la situación", subrayó el austriaco. "Espero que para las personas que acabaron disgustadas por las razones correctas podamos encontrar un buen paquete para el año que viene, de modo que puedan disfrutar de la carrera y, en cierto modo, quizá podamos compensarles por la desafortunada situación."

Un fin de semana difícil para Wolff

Wolff tuvo un fin de semana difícil en Las Vegas. Durante una rueda de prensa, despotricó contra un periodista que hizo un comentario sobre el incidente de la tapa de alcantarilla. Según Wolff, el incidente no significó gran cosa, y consideró que los medios de comunicación no prestaron suficiente atención a los aspectos positivos de Las Vegas. El piloto de Red Bull, Max Verstappen, calificó entonces de "hipócrita" esta reacción de Wolff.